Una nueva voz del sol

"♫...Quatre soleils sur notre amour
Quatre matins
Quatre nuits
Quatre jours
Quatre soleils sur notre amour,
On s'aimera plus longtemps que toujours...♪♪"

Hace 50 años, una nana griega nos hacía descubrir lo que se llama una voz del sol. Su nombre, su repertorio, la poesía de ciertas de sus canciones evocan sus orígenes. Nana Mouskouri se añade entonces a algunos otros cantantes mediterráneos como Tino Rossi, Luis Mariano, Georges Guétary y Dalida que tienen la cota de amor con los Quebequences. Para destacar este aniversario, aquí está un artículo describiendo el contexto que llevó hasta su primera venida en Montreal.

En noviembre de 1964, una canción atrae la atención del público. Algunas emisoras de radio tocan diariamente "Quatre soleils" (Cuatro soles), una balada sentimental de Eddy Marnay escrita sobre una música de Manos Hadjidakis. Con un acompañamiento marcado de bouzouki, una voz melodiosa relata que en cada horizonte un sol vela su amor. Ninguna nube. Se sabe muy poco acerca de la cantante. Además de este disco 45 rpm, dos de sus álbumes están prensados aquí. Para encontrar más, hay que ir en las grandes tiendas como Archambault Musique que se especializa en la Canción francesa y importa partituras y discos EP de Francia.

Su primer álbum, en francés, comienza con "À force de prier" el título interpretado en el Concurso de Eurovisión 1963. Este le hizo ganar el diploma del maratón de la Canción francesa. Hay también composiciones de Gainsbourg, Aznavour, de Bécaud y versiones de éxitos americanos. Ciertos melómanos recuerdan "Wildwood flower" que aparecía en las listas en noviembre de 1962. Sin embargo, "Un homme est venu" quedará la más conocida de todas, ya que se la escuchará en la radio y será incluida en otros discos. Tanto por la orquestación que por la manera de cantar, se podría clasificar este álbum en la categoría de jazz ligera. Este permanecerá en el mercado hasta 1967.

Su segundo álbum, "My favourite Greek songs", incluye canciones de Hadjidakis y de Theodorakis, los dos más famosos compositores de su país. Se reconoce entre otros el muy popular "Los niños del Pireo" pero también los títulos que señalaron sus principios como "To kyparissaki", "Hartino to fengaraki" y "Kapou iparhi i agapi mou". Los arreglos y la orquestación son de Jacques Denjean. En 1963, este álbum le valió el Gran Premio de la Academia del Disco francés por el Folklore. Este encuentra compradores entre sus compatriotas y aquellos que se interesan en su repertorio griego. Ninguna casualidad. El diseñador eligió la forma de un sol para ilustrar el álbum.

En el otoño de 1964, Nana es cantante invitada en el espectáculo de Harry Belafonte en los Estados Unidos. Juntos, actúan en 26 campus universitarios y colegiados. Comienzan el 19 de octubre en Burlington, ciudad en el estado de Vermont ubicada a 45 minutos de la frontera canadiense. Durante esta gira, Nana se familiariza con la música folk entonces en plena moda. Ella encuentra sus principales artesanos; Joan Baez, Bob Dylan, Pete Seeger y el dúo anglocanadiense Ian & Sylvia Tyson. Le recomiendan de cantar "Un canadien errant", una canción tradicional, cuando venga en Quebec.

El show de Montreal está fijado para mayo de 1965. Le dicen que tendrá una sorpresa porque algunas de sus canciones son conocidas. Hay por supuesto "Quatre soleils" pero también "Les parapluies de Cherbourg", el tema de la película que llega a las salas en febrero del mismo año. La versión de Nana aparece en sencillo y en su nuevo álbum. Este difere del anterior y hace sentir más sus origenes mediterráneos, su romanticismo y su afición por el jazz. Por último, la salida de "Quand s’allument les étoiles", un tercer extracto, coincidirá con su visita en la metrópolis.

Aunque se escuchen sus canciones en la radio y que sus discos se vendan bien, la mayoría de la gente no pone aún una cara a su voz. Aparte de lo que ha sido publicado en las revistas francesas importadas, su presencia en la prensa quebequense es casi inexistente. La edición del 13 de marzo de 1965 del suplemento Panoramonde le dedica una portada. Usa la fotografía en que muestra una mirada traviesa bajando sus anteojos. En el artículo, nos enteramos que es Griega y que estudió en el Conservatorio. Pero su descubrimiento del jazz le hizo abandonar la ópera. En dos ocasiones, ganó el Festival de la Canción y canta en varios idiomas sin acento.

Justo a tiempo para la gira, "The Girl from Greece sings", su único álbum inglés está reeditado con una nueva carátula. Está distribuído principalmente en las regiones de Montreal, de Toronto y de Vancouver donde actua con Belafonte. En este álbum producido por Quincy Jones en 1962, Nana reanuda grandes clásicos americanos. A pesar de las grabaciones y las interpretaciones de calidad, el álbum pasa inadvertido y no será reimprimido tras su agotamiento. Se puede asignar esto a la baja exploitación de sus dos distribuidores Quality y London Records y porque es poca conocida en la parte anglófona. Sin embargo, en algunas tiendas, se encontrará el prensado americano.

Durante dos semanas, del 10 al 23 de mayo de 1965, Harry Belafonte mantiene en cartelera en Place des Arts. En la primera parte, presenta el armonicista Sonny Terry y el guitarrista Brownie McGhee que cantan el blues. Durante 20 minutos, en la segunda parte, Nana interpreta canciones en griego y en francés. "Un Canadien errant" le vale una ovación de pie. Señor Belafonte regresa para cantar en dúo con ella y terminar el espectáculo.

Su triunfo en el escenario confirma su popularidad con los Quebequenses. Aprenden a conocerla mejor por sus entrevistas y aprecian que pueda expresarse en francés. Delante del éxito que obtiene algunos periodistas afirman incluso que ella robó el show a Harry Belafonte. Su empresario Samuel Gesser tiene la opotunidad de trabajar con ella. Le encanta su personalidad, su talento y su estilo. Mantendrán en contacto.


Con "Quatre soleils", una historia de amor comienza con los Quebequenses. Poco a poco, su voz, sus canciones y su rostro se vuelven familiares. Su visita en Montreal en 1965 nos permite de conocer a ella. En agosto del mismo año, un cuarto disco 45 rpm sale. "L'enfant au tambour" y "Remets mon coeur à l’endroit" se convierten en dos nuevos éxitos. Otros discos aparecerán y volverá a visitarnos porque su presencia nos trae cada vez un poco de sol.