Un Canadien errant

Álbum favorito

MI ELECCIÓN

Incluso cuando tenemos cientos de álbumes en nuestra biblioteca musical, a menudo son los mismos que escuchamos. Algunos, por varias razones, marcaron momentos precisos de nuestra vida o simplemente reflejan nuestros estados de ánimo. Personalmente, "Un Canadien errant" es el tipo de disco que me gusta volver a escuchar. Este es su cuarto LP francés. Mi madre me lo regaló por Navidad cuando tenía siete años. En Quebec, ilustró la primera gira de Nana en enero y febrero de 1967 y es uno de sus álbumes más comunes. Quizás al presentárselo comprenderá mi elección.

LA CARÁTULA 

Para que tenga una primera impresión, empecemos con la carátula. A la derecha aparecen los títulos. Dominan el turquesa, el verde, el amarillo y el blanco. A la izquierda, Nana está sentada sobre una gran piedra. Ella lleva una blusa azulada, jeans gris claros y zapatillas de ballet azules oscuros. En el reverso, en el centro, hay una foto de algunos años atras con los títulos a cada lado. Y abajo, dos microsurcos recomendados.

EL CONTENIDO

"Un Canadien errant" es una producción de Claude Dejacques. Los doce títulos provienen de varias sesiones de grabación realizadas entre 1965 y 1966. De hecho, es el equivalente, con tres canciones diferentes, de "Le cœur trop tendre" que ganó el Gran Premio del disco de la Academia Charles Cros en Francia. Aquellos que, hasta entonces, no habían escuchado íntegramente uno de sus álbumes quedaron encantados por su emoción y su modestia para expresarse en la lengua de Molière. Entre los colaboradores, hay en particular André Popp, el célebre autor de "Mi amor es azul", que compuso tres títulos. Y el letrista Eddy Marnay, quien escribió la letra de cinco canciones.

CARA 1

01- El álbum comienza con "Un Canadien errant"* que debemos al poeta Antoine Gérin-Lajoie. Este canto, lleno de tristeza, recuerda la deportación a otros países de los Patriotas Canadienses franceses de 1837-1838. En el momento de grabarlo, Nana probablemente no tenía idea. Pero el tema y la melodía le agradaron. Con solo una guitarra como acompañamiento, su voz nos lleva en una poesía que evoca la nostalgia del país. A pesar del consejo de su compañía discográfica local, Nana hizo bien en grabarlo. Con su perfecta dicción, su sensibilidad al interpretarlo, se reconoce toda la frescura. Si cerramos los ojos, podemos imaginar fácilmente los flujos y la corriente huyendo cuando el Canadiense pide que le diga a sus amigos que les recuerda.

02- "Guantanamera", tomada del folclore cubano, fue popularizada por Pete Seeger durante el período folk y interpretada por una gran cantidad de artistas. En Francia, las versiones de Nana y Joe Dassin son las más conocidas. Podemos imaginar que es el título del álbum que ha cantado más en el escenario y la más usada en las recopilaciones. En los especiales televisados, ella la cantó a menudo a dúo. Escuchándola, nos dejamos desorientar suavemente cuando evoca el exilio, el ron y la tierra natal al ritmo de una percusión ligeramente tropical.

03- Eddy Marnay escribió la letra de "La dernière rose de l’été" con una melodía clásica irlandesa. La rosa, como la del Principito, es preciosa y única. Por eso cuenta: « En amour comme en amitié, si ton cœur trouve une rose, cette rose, il faut la garder. » (Tanto en el amor como en la amistad, si tu corazón encuentra una rosa, esta rosa, hay que conservarla). Nana la grabó en cuatro idiomas y la interpretó en el escenario durante los primeros años de sus giras mundiales.

04- "Les amours de juillet", una balada nostálgica, recuerda los hermosos días de verano. Hay que apreciarlos, porque luego los extrañamos. El letrista eligió el mes más caluroso del año para ilustrar un amor maravilloso. Cuando vuelve el otoño, la playa está desierta y las olas borraron las últimas palabras escritas en la arena. Incluso después de décadas, la escucho con el mismo placer y aún estoy conmovido por su voz rota que marca la palabra "juillet" en el tercer verso.

05- "Le cœur trop tendre", el título de la edición francesa, es la principal composición de André Popp. Además, Nana la cantó en sus conciertos a lo largo de 1967. Cada vez que escucho la grabación de estudio, me cautiva su interpretación única. Adoro especialmente el dúo de violín con su voz cuando admite tener una sensibilidad a flor de piel. Para estar más impresionado por la extraordinaria captación del sonido de esta parte, hay que apagar un altavoz (el derecho) para oír solamemte la voz de Nana. ¡Es absolutamente exquisito!

06- Bajo el naranjo "L’oranger", una muchacha canta para su amado. Esta hermosa canción, hermosa balada de André Popp, es particularmente apreciada por los niños. A cada estribillo, un coro la acompaña y nos da ganas de unir nuestras voces con a él tarareando, cantando. Nana grabó una versión en italiano que permanece inédita.

CARA 2

01- "Ce n’était rien c’était mon coeur"* es una versión de "To kyparissaki" (El pequeño ciprés) que le valió el primer premio en el Festival de la Canción helénica en 1960. En su versión original, Manos Hadjidakis evoca un pequeño árbol que se volverá grande. Su música sigue la progresión del texto, ganando intensidad hacia la segunda mitad. Adaptándolo con su orquesta, Jacques Denjean logra hacer un animado cha-cha-cha. Claude Dejacques, su director artístico de la época, eligió el tema del amor utilizando la palabra "coeur". La voz de Nana, impregnada de tristeza, vibra al ritmo de una música pegadiza. Este contraste impecablemente armonizado expresa maravillosamente un corazón amoroso y herido. Podemos entender por qué ha grabado esta melodía en cinco idiomas.

02- "La colombe" es una adaptación popular de la Serenata de Schubert "Leise flehen meine Lieder" que Nana rehará durante su carrera en versión clásica para televisión y un disco. Para esta primera grabación, la acompañan instrumentos ligeros y un coro. Con reserva y pudor, su voz nos cuenta que su amor se ha ido y ella desea que la paloma, símbolo de paz y esperanza, lo acompañe hasta su regreso.

03- "Petits enfants du monde entier", compuesta por su compatriota Mikis Theodorakis, aparece en su último álbum griego "Cantos de ni país". Titulado "Vrexi stin ftoxo gitonia" (Llueve en el barrio pobre), evoca la miseria que afecta a los niños del mundo. Como en la versión original, la lluvia simboliza la desgracia. Los Atenienses la acompañan tocandon la guitarra y cantando. Sus voces graves armonizadas con la de Nana bastan para ponernos la carne de gallina. Nana vivió la guerra y sigue siendo muy sensible a la difícil situación de los niños. Además, no es casualidad que, varios años más tarde, se convertirá en embajadora por la UNICEF.

04- "Le garçon que j’aimais" es una canción que hace llorar. Nos habla de un muchacho que amaba y que tenía la vida entera por delante. Pero las cosas salieron mal. Hacia la final, su voz se dramatiza sin dar detalles sino que debe olvidarlo. En este caso, hay que decir que ella canta como respira, tanto que su voz suave sube con delicadeza. Según Daniel Popp, el hijo del compositor, es una de las canciones más bonitas de su padre.

05- "Ses baisers me grisaient"* es una adaptación francesa de un éxito de los años 50 del poeta y músico Boris Vian. Cuenta la historia de un hombre que no sabía nada de los besos, pero termina por gustarle. Con su pudor habitual, es bastante raro que le oigamos cantar acerca de los besos embriagadores. Sin embargo, Nana la interpreta maravillosamente con su "mmh..." que repite a cada estribillo.

06- Esta obra termina con "Parce que l’amour c’est ça", un jazz ligero de Francis Lai, el famoso autor de "Love story". En esta canción, hasta entonces inédita, descubrimos a una lánguida Nana que explica con mesura por qué está enamorada. ¡Una verdadera joya! Era una canción que se escuchaba a menudo al final de la noche en la radio.

¿POR QUÉ ESTA ELECCIÓN?

¿Por qué elegí este? En primer lugar, por la calidad de la grabación. Aunque algunas canciones no fueron éxitos comerciales, todas son hermosas. Y, cada vez que las escucho, es como si las descubriera. Aprecio su sobrio acompañamiento musical que no quita nada a la interpretación de Nana y a la pureza de su voz. Referente a esto, hay que precisar que proviene de un período musical muy específico; la de las orquestaciones de Michel Legrand y de Los Atenienses. Eso lo hace un álbum único. Además, su salida, en noviembre de 1966, coincide con su última gira con Harry Belafonte que la preparaba para presentar sus primeros recitales con sus músicos.

UN FAVORITO

Desde su adquisición, escucho regularmente "Un Canadien errant". Debe ser parte de la vida de muchos otros, ya que detenta el récord de longevidad de sus LP en Canadá: 21 años. Como muchos, siguió las tendencias saliendo en diferentes formatos: en cartucho de 8 pistas, casete y CD digipack con trece bonus tracks. También está disponible en sitios de música en línea. ¡Hasta pronto para un otro compartir sobre un álbum favorito!

* en la edición canadiense solamente.