Diez años de trajecto

1957-1967

Los primeros diez años de un cantante son habitualmente decisivos. Su talento, su experiencia y su éxito nos da una idea de la envergadura que su carrera va a tomar. En fin, es el caso de Nana que un día en 1957 debe interpretar una canción a bordo del portaaviones El Forrestal de visita en El Pireo. El entusiasmo de los 4.000 marinos norteamericanos reunidos en el puerto hace que el show dura dos horas. Después de este triunfo espontáneo, su carrera sigue creciendo. Aquí está, diez años después, el retrato de cada país en que Nana implantó sus primeras raíces.

GRECIA

Después de varios años estudiando el canto clásico en el Conservatorio de Atenas, Nana se inclina por el jazz, el estilo musical con que tiene más afinidad. Comienza su carrera en la radio y en los clubs. Su encuentro con el compositor Manos Hadjidakis en 1958 es decisivo. Redescubre el folclore de su país y la nueva Canción griega inspirada de él. Con los textos del poeta Nikos Gatsos, Nana es tocada por la belleza de las palabras que le aprenden a soñar. Ganadora del Festival de la Canción griega en 1959 y en 1960, se convierte en la cantante más popular de su país. "Kapou iparhi i agapi mou", "To kyparissaki" y por supuesto "Ta pedia tou Pirea" son algunos de sus más grandes éxitos.

ESPAÑA

Su talento y su fama la lleva a representar a su país en el Festival de la Canción mediterránea en Barcelona en 1960. Con la canción "Xypna Agapi mou", gana el primer premio del turismo español. Su compatriota Alekos Pantas sigue con el trofeo de plata. Durante este primer viaje al extranjero, Nana recibe ofertas de las más grandes compañías de discos europeas y americanas. Pero sigue siendo fiel a Philips Francia que ya la acercó por una serie de grabaciones. España mantiene vivo el recuerdo de esta visita triunfal. Sus primeras canciones griegas y la mayoría de sus canciones francesas salen. Nana lleva este país en su corazón y canta en el compromiso del futuro Rey Juan Carlos con Sofía de Grecia. Y a partir de 1961 hasta 1967, regresa para participar en programas de televisión y grabar dos discos EP españoles.

FRANCIA

Su primera visita en París tiene lugar en febrero de 1961. Graba sus primeras canciones en francés y encuentra al equipo que poco a poco se encarga de su carrera. Dieciocho meses más tarde, regresa para fijarse y aprende el idioma. Se hace todo para que tenga éxito; la aconsejan sobre su apariencia y su repertorio es revisado. Galardonada con el Grand Prix du Disque por sus canciones griegas, actua en tres escenarios parisinos: en el Olympia en el espectáculo de Georges Brassens, en la segunda parte en Bobino y en La Tête de L’Art. Sus 16 discos EP enseñan la evolución y el progreso de que da pruebas. En Francia, aunque sea millonaria del disco, se cree que todavía no ha alcanzado su plena popularidad. Sus versiones de "Les parapluies de Cherbourg" y "L’enfant au tambour" viajarán a través del mundo.

ALEMANIA

Con la película "Nunca en domingo", el mundo está redescubriendo Grecia y su música. En junio de 1961, el documental "Traumland der Sehnsucht" (Grecia, país de sueños) gana un Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín. Nana, la intérprete de las canciones, está presente. Entusiasta, su compañía discográfica le pide de grabar dos canciones en alemán. Es así que "Weisse Rosen aus Athen" vende más de un millón de ejemplares y que le lleva un disco de oro. "Ich schau den weissen Wolken nach", su segundo disco 45 rpm, encuentra 500 000 compradores. Y inmediatamente después de los éxitos "Am Horizont Irgendwo" y "Rote Koralen" hace dos giras con otros cantantes. La que llaman la voz de la nostalgia regresa regularmente en Alemania para participar en programas de televisión. Cada vez se siente bienvenida. A día de hoy, Nana le debe tres de sus ocho millones de discos. Las canciones alemanas de este período suscita la curiosidad de las otras firmas Philips que deciden también de salirlas.

BENELUX

BÉLGICA: En enero de 1963, Nana obtiene un contrato de una semana en Bruselas en el Ancienne Belgique en un programa de varios artistas. Canta sus éxitos franceses. En este país bilingüe, sus discos son importados de Francia y de los Países Bajos.
PAÍSES BAJOS: Nana hace su primera aparición pública en el Grand Gala du Disque 1962. Al mismo tiempo, Los Atenienses, el grupo con que hizo sus primeras armas, obtiene un contrato en el Blue Note en Amsterdam. A veces, se junta con ellos. En los Países Bajos, salen sus discos alemanes, ingleses, franceses y aquellos en neerlandés.
LUXEMBOURGO: El público francés la oye por primera vez en la emisora de radio RTL. En marzo de 1962, se le entrega el León de Plata destinado a la cantante más popular en antena. El año siguiente, Nana tiene el honor de representar a Luxemburgo en el Gran Premio de la Eurovisión con la canción "À force de prier".

INGLATERRA

"The White Rose of Athens" es famosa antes que Nana vaya a Inglaterra. Durante el primer cuadrimestre de 1963, hace varios viajes para cumplir sus compromisos; sesiones de grabaciones en el estudio Marble Arch, el gala de la UNICEF por el álbum "All Star Festival" y la Eurovisión, que este año, tiene lugar en Londres. Nana no gana el concurso. Sin embargo, la hace conocer a través de Europa y la productora del programma, Yvonne Littlewood, y el cantante Harry Belafonte la señalan. Además de sus discos 45 rpm grabados allí, en las tiendas, hay también los dos álbumes americanos.

ITALIA

Nana aprendió sus primeros fragmentos de italiano de su madre cuando era niña. Más tarde, lo estudió en el Conservatorio con las arias. A partir de 1963, le piden de grabar versiones en italiano de sus éxitos. Esas se venden muy bien, salen en varios paises y son disponibles en partitura. La televisión la invita para participar a una docena de programas de variedades. A pesar de poca práctica, sabe contestar a las entrevistas en su idioma. "In Italia", una recopilación de recuerdos está comercializada. Ilustra muy bien los años de éxitos en este país.

ESCANDINAVIA

DINAMARCA: En septiembre de 1964, Nana está invitada para cantar en el Palacio de Fredensborg. Una tarde está organizada en honor de la princesa Anne-Marie, que, dos semanas más tarde, debe casarse con el rey Constantino de Grecia. Diplomáticos, políticos y varios miembros de la realeza concurren con encanto a su mini concierto de canciones griegas.

SUECIA: Nana obtiene un contrato por una serie de ocho conciertos en Estocolmo en agosto de 1966. Canta tarde por la noche en el escenario principal del parque de atracciones Gröna Lund. Como en el resto de Escandinavia, pocos discos están prensados. Los importan en gran parte de los Países Bajos o de Inglaterra y de Alemania.

ESTADOS UNIDOS

Los miembros de las comunidades griegas son los primeros que conocen a Nana en América. En junio de 1962, cruza el Atlántico para grabar su primer álbum. Para sumergirla en el universo musical neoyorquino, el productor Quincy Jones le hace escuchar discos y la lleva a ver conciertos. Así nace "The Girl from Greece Sings", un álbum de baladas teñidas de jazz. Entre 1964 y 1966, Nana es cantante invitada en el show de Harry Belafonte, uno de los nombres más importantes de la época. Juntos, actuan en los campus y los grandes teatros y graban un álbum de canciones griegas. Desde sus principios en su país, Nana no ha actuado a menudo en el escenario y su carrera hasta este momento se concentraba principalmente con las sesiones de grabaciones, las participaciones en programas de variedades y las entrevistas. Pero durante estas cuatro giras, adquiere una real experiencia sobre el escenario. Mientras tanto, aparece su segundo álbum en inglés, este último producido por Bobby Scott.

QUEBEC Y CANADÁ

En 1965, Harry Belafonte nos la presenta en su show en Montreal, en Toronto y en Vancouver. En esta ocasión, Nana elige de interpretar la canción folclórica "Un Canadien errant". Los vínculos se crean. En Quebec, es conocida por su repertorio francófono. Sus 10 éxitos obtenidos dentro de dos años confirman que debe regresar para dar sus proprios conciertos. Eso se concreta a principios de 1967 con una gira de 16 ciudades. Nana presenta lo que se llama un "one-girl-show" y garantiza ambas partes del programa con su conjunto Los Atenienses. Este concepto más bien norteamericano es nuevo para ella ya que en Europa habitualmente la estrella canta solamente en la segunda parte. Esta realización corona así sus diez años de trajecto.

Sin saberlo o que sea mencionado en la prensa, los Quebequenses son privilegiados. Además, esta gira solista no es la única exclusividad de que benefician. En efecto, la discografía canadiense, la más completa de todas, da un excelente resumen de la totalidad de sus grabaciones. Hay 11 álbumes, todos bajo el sello Fontana: cuatro en francés, dos en inglés, dos en griego, dos en alemán y uno en italiano.

UN RECORRIDO PROMETEDOR

Desde su recital improvisado en el puerto del Pireo en 1957, Nana ha recorrido un largo camino. Participó en festivales, cantó para públicos de diferentes nacionalidades y trabajó con músicos y cantantes de gran fama. Numerosos premios confirmaron su talento y el apego del público. Su recorrido, prometedor, es similar a los de Dalida, Petula Clark, y de Caterina Valente. Al igual que ellas, Nana hace carrera en una media docena de idiomas. Con la gira solista presentada en Quebec, una nueva etapa está atrevasada. ¿La experiencia se repetirá en otros países?